T y otras obras valiosas

Por: Mauricio Escuela Orozco


Uno de mis escritos más geniales es el relato “T”, que dice así:T.

2.jpgSu composición demoró diez años. Recuerdo con cuánta pasión hice los dos trazos (vertical y horizontal) que forman el corpus del texto. Luego estuve meses obnubilado, contemplando místicamente el fruto de mis esfuerzos, antes de proseguir con el resto de mi ópera prima: el libro de relatos “Alfabeto”. Así pasé brillantemente de la C a la K, incluso de la J a la Ch. Experimentos que dejaron sin palabras a los críticos. El sublime colofón de la obra maestra, “Z”, lo dicté desde
(Leer más)

CUANDO NO NOS VISITAN LOS REYES

Todavía recuerdo cuando mi vecina me acusó de envidiosa porque develé a su hija menor el proceder de aquellos regalos que recibía cada 6 de enero, le dije que no se trataba de Melchor ni Baltasar, sino de sus propios padres… Al parecer la señora olvidó que mis ocho años no me permitían mal intencionar ningún comentario.

reyes_sepia.jpgLa celebración del Día de los Reyes Magos, cada 6 de enero, está resurgiendo en la sociedad cubana. Por estos días apenas se puede transitar por los departamentos de juguetes en las tiendas recaudadoras de divisas.

La tradición, que recuerda el pasaje

(Leer más)

SE ME ANTOJA "HOMENAJE"


buena.jpg

El perro viejo

Te vas quedando como una insinuación sobre la oscura

ciudad de mis palabras.

Vacío, entre mis manos, te vas quedando sin mí, sin que

pueda yo mimarte ni encenderte la luz para que duermas.

Tienes el hocico húmedo, y es porque la piedad nos

acompaña.

Ya ves como te extrañamos y aún te estás quedando un

poco todavía para decirme que le tienes miedo a las paredes

tan viejas, que presientes cada gesto de los muertos, cada

recorrido hacia mí de otros perros que ya tuve.

Ya ves como el horcón se ha dormido.

Nada quiere

(Leer más)

Quizá los Altos...

Este extraño resultado entre crónica fabulezca y cuento fue escrito a cuatro manos. Entre el dios al que llaman Ernesto Miguel Fleites y yo

get_map.php.jpeg

A orillas del mar vive un pueblo único donde el salitre y el sol producen una suerte de sana demencia que se propaga como un contagio hasta colocarse en el centro mismo  de la comarca.

Las fantasías abundan pero ninguna tan curiosa como la que se teje alrededor de un antiguo edificio devenido ruinas: Los Altos de Wenceslao, en el mismo medio de San Antonio de Las Vueltas. Para el forastero, ladrillos erigiendo paredes desvencijadas; para

(Leer más)

Tacones... cercanos


1356132222801-escalera.jpg1356132300021-tacones-rojos2.jpg

La sinfonía de párpados abiertos se inicia a las tres de la madrugada. Termina en solo segundos, para luego abrir paso a otra sinfonía menor: la extraña canción de los tacones. Solo que esta tiene un solo intérprete.

Unos zapatos de tacón devienen denominador común entre la cinta de Almodóvar y una auténtica creación popular camajuanense. En la película, como alegoría; en el pequeño pueblo, como el misterio más musical de la zona.

La leyenda no solo asoma en la bucólica periferia, en los alrededores del parque Leoncio Vidal un alma en pena despierta hasta la noche.

─Se escucha

(Leer más)

TESTIMONIO GRÁFICO DE LA MÁS NOBLE BESTIA DE LOS CAMPOS EN CUBA

20110301232312-rene-caricatura-pedro-mendez-suarez.jpgpremio_memorias_para_el_escritor_rene_b.jpg20110316222107-pedro-oses-y-rene-batista.jpgcon-su-fiel-amigo-en-el-sillon-donde-solia-sentarse.jpgultima-foto-de-rene-batista-aqui-lo-vemos-en-camajuani-junto-al-poeta-aristides-vega-detras-el-tambien-escritor-alexis-castaneda-la-pintora-nivia-de-paz-y-la-critica-de-arte-yaisy-ojeda.jpgrene-batista-caricatura.jpg20100506052610-entierro-de-rene.jpg

Eleva ahora el vuelo como un auténtico zarapico, René nuestro

SE FUE RENÉ BATISTA MORENO, EL OTRO ZARAPICO

Texto íntegro de Luis Machado Ordetx, amigo en común) 

   extraído del blog personal de la colega Mercedes Rodríguez en el link http://lateclaconcafe.blogia.com/2010/mayo.php

Falleció  el domingo 2 de mayo  el destacado el folklorista villaclareño, émulo de las investigaciones de campo y de la animación cultural que propagó Samuel Feijóo Rodríguez, a quien lo unió una sólida amistad. Fue sepultado  el mismo día que murió en Camajuaní, su ciudad natal, plaza parrandera de Cuba.

Escribió Ordetx:

20100506044931-rene-batista.jpg

Aciago amanecer del primer domingo de mayo para la cultura villaclareña, y por extensión cubana: acaba de morir en Santa Clara el poeta,

(Leer más)

Gentil martirio: la mujer de las cuencas verdes


arbol_luz_verde.jpg

No aparece si la invocas desde la oración rimada, como en la ouija ─no, no tiene su universalidad─. Pero si padeces de una rara enfermedad conocida como “asombro” ─designada así por el “científico cubano” (quien la sufrió en carne propia), Eliseo Diego─, entonces procuras visitar los ríos más profundos: los más mudos; las ruinas de un caserón donde vivió quién sabe en qué tiempo alguna joven de belleza indescifrable; o te enredas entre los dedos de la noche y miras de un lado a otro para hallarla, para convencerte de que todavía es posible la magia, de que aún

(Leer más)

RÉQUIEM DESDE LA VOZ DE UN PERRO

perro_fiel.jpg

Cada vez que intentaba sacar un hueso de la boca de un perro ahí estaba papá; papá el adulto para darme unas buenas nalgadas, para decirme que no se les levantan los párpados a los gatos ni se ponen trampas de arroz a las gallinas. Yo obedecía, porque él era un adulto. A los cinco años no entendía todo lo que está asociado a esa condición que te inhibe de jugar y divertirte, que te confiere preocupaciones ante problemas inexistentes. Sigo sin comprender.

De niña (la misma que soy, pero veinte años atrás) padecía de asombro ante el paisaje,

(Leer más)

Bocanada de humo para un güije

Guije_serio.jpg

Cuando te adentras en la Finca Marina, las leyendas saltan sobre ti, como si aguardasen detrás del portón de almácigo a cada una de sus víctimas para devorarlas: la única forma que encuentran de mantenerse vivas. Allí su gente disfruta de las bondades de la tecnología, pero por alguna rareza de la condición humana, las “obsoletas” historias fantásticas aún rigen las noches sin lunas. Tal vez, como las leyendas necesitan al hombre, ellos palidezcan si les falta la magia.

En los alrededores todos entienden, como un precepto, que no debe sentarse uno a orillas de la poza El guanajo (Leer más)

Comentarios recientes

Cerrar